Análise: “El Chikungunya en El Salvador – una epidemia que sobrepasa la capacidad del Ministério de la Salud”

*Por Rudis Yilmar Flores Hernández

Según la Organización Panamericana de la Salud, el Chikungunya es un virus, cuyo significado deriva de una palabra en Makonde, que también es el idioma de un grupo étnico que reside en el sudeste de Tanzania  y al norte de Mozambique, cuyo significado describe la apariencia inclinada de las personas que padecen las características y dolorosa artralgia. Se produjeron en el siglo pasado brotes en África y Asía que afectaron a comunidades pequeñas y rurales, años posteriores dicho fenómeno continuó con su onda expansiva es así que para el 2009 se detectaron más de medio millón de casos en las costas de Kenia y otras islas del océano indico. Para el 2010 los efectos se hacían sentir en la India, Italia, Francia y Estados Unidos.

La fiebre chikungunya se caracteriza por la aparición súbita de fiebre, generalmente acompañada de dolores articulares. Otros signos y síntomas frecuentes son: dolores musculares, dolores de cabeza, náuseas, cansancio y erupciones cutáneas. Los dolores articulares suelen ser muy debilitantes, pero generalmente desaparecen en pocos días. La mayoría de los pacientes se recuperan completamente, pero en algunos casos los dolores articulares pueden durar varios meses, o incluso años. Se han descrito casos ocasionales con complicaciones oculares, neurológicas y cardiacas, y también con molestias gastrointestinales.

En su fase aguda produce fiebre que puede ser intensa entre 39° y 40° C, poliartralgias que consiste en dolor intenso en las articulaciones, dolor de espalda, conjuntivitis, vómitos, adenopatías supraclaviculares, nausea. Las complicaciones graves no son frecuentes, pero en personas mayores la enfermedad puede contribuir a la muerte. A menudo los pacientes solo tienen síntomas leves y la infección puede pasar inadvertida o diagnosticarse erróneamente como dengue en zonas donde este es frecuente.

Según la OMS el virus se transmite de una persona a otras por la picadura de mosquitos hembra infectados. Generalmente los mosquitos implicados son Aedes aegypti Aedes albopictus dos especies que también pueden transmitir otros virus, entre ellos el del dengue. Estos mosquitos suelen picar durante todo el periodo diurno, aunque su actividad puede ser máxima al principio de la mañana y al final de la tarde. Ambas especies pican al aire libre, pero Aedes. Aegypti también puede hacerlo en ambientes interiores.

La fiebre del Chikungunya es una enfermedad endémica en países del sudeste Asiá, África y Oceanía, emergente para la región de las Américas y desde febrero del  2014 introducida a República Dominicana donde se estima que más de 60 mil personas padecen el virus transmitido por  el vector Aedes aegypti

En lo que va del 2014 El Salvador se convirtió en el primer país de Centroamérica de reportar casos del virus, este apareció en el cantón Zapote Abajo del municipio de Ayutuxtepeque, departamento de San Salvador, propagándose  a  los catorce departamentos del  país y aumentando de manera vertiginosa el número de víctimas afectadas, en lo que va de mayo a octubre se reportan oficialmente  según  datos del Ministerios de Salud (MINSAL) y Protección Civil 54,128 casos, aunque hay que reconocer que extraoficialmente existe un subregistro de información debido a que hay una cantidad de pacientes que adolecen  la enfermedad y no consultan al Sistema de Salud, los pacientes están tratando la enfermedad desde sus  propios medios, esto dificulta contar con un diagnostico que revele datos estadísticos reales sobre el número de casos hasta la fecha.

La propagación del Chikungunya encontró en El Salvador tierra fértil, permanentemente este país presenta un número considerable de casos de  dengue, las zonas urbano marginales  representan el mayor porcentaje de casos, debido a las condiciones de vida de la población, carentes de servicios como agua potable, alcantarillas, servicio de tren de aseo y por consecuencia el mismo nivel cultural  y la falta de conciencia de la población en asumir  las recomendaciones emanadas del  Ministerio de Salud. Es así que el mismo mosquito que transmite el dengue es el transmisor del Chikungunya.

Es importante destacar que al darle seguimiento mediante observación de casos en familiares o vecinos el  virus comenzó a mutar  y se expresa desde distintas manifestaciones, en algunos se manifiesta con fiebres, y dolores en las articulaciones y en personas que padecen de artritis o reumatismo las consecuencias son más dolorosas prolongándoles los padecimientos  y en otras que tienen su salud comprometida con diferentes padecimientos esto les conlleva a la muerte,  hay pacientes que experimentan la fase aguda los primeros siete días, y en otros puede pasar un mes o permanecer por varios meses con dolores a partir de su estado de salud.

El Ministerio de Salud dentro de algunas recomendaciones está planteando que los enfermos contagiados con el virus deben descansar de preferencia usando un mosquitero porque se convierten en transmisores, hidratación con suero, agua abundante y solo suministrar acetaminofén, en el caso de niños, adultos requiere de cuidado especial y no descuidar la hidratación, también es conveniente eliminar los criaderos de zancudos, para  este caso la población salvadoreña tiene muy poca colaboración, usar ropas largas y repelentes.

Este país presenta grandes problemas como la violencia que experimenta una taza de homicidios muy alta entre ocho y diez diarios, vulnerable frente a fenómenos naturales y en este caso el Chikungunya escapa de las manos del Sistema de Salud Publica pese a todos los esfuerzos realizados, no logramos superar el dengue y este problema empeora las condiciones de salud del pueblo salvadoreño, no existen los fondos suficientes para enfrentar este tipo enfermedades, el  personal de salud se vuelve insuficiente para desarrollar las tareas de control de vectores y hace falta combustible y máquinas para una fumigación permanente.

Muchos consideran que el Chikungunya llegó para quedarse al igual que el dengue y otro tipo de enfermedades como las cardiorrespiratorias; frente a este nuevo desafío del MINSAL es importante avanzar en los procesos educativos de la población para la toma de conciencia de los peligros que corren los miembros de la familia al no acatar medidas de seguida que ayuden a reducir los focos de infección que la población tiene en sus propios hogares.

Rudis Ylmar Flores Hernandez é sociólogo, profesor de la Universidad de El Salvador, campus San Miguel ryflores.ues@gmail.com

Anúncios

Deixe um comentário

Preencha os seus dados abaixo ou clique em um ícone para log in:

Logotipo do WordPress.com

Você está comentando utilizando sua conta WordPress.com. Sair / Alterar )

Imagem do Twitter

Você está comentando utilizando sua conta Twitter. Sair / Alterar )

Foto do Facebook

Você está comentando utilizando sua conta Facebook. Sair / Alterar )

Foto do Google+

Você está comentando utilizando sua conta Google+. Sair / Alterar )

Conectando a %s